Dinámica de poder,colaboración y creatividad

Becky Schutt, directora DICE

(Developing Inclusive & Creative Economies), y

Tristan Ace, socio global Alianzas y Desarrollo

Emprendimientos Sociales/Desarrollo de Economías

Inclusivas y Creativas, British Council


Tristan Ace dirige el trabajo de emprendimiento social e inversión de impacto social del British Council en la región Asia-Pacífico y es responsable del programa insignia de políticas y compromiso gubernamental, que brinda apoyo para desarrollar el emprendedorismo social en la región. Trabajó en más de 20 países, desarrollando alianzas con organizaciones gubernamentales y regionales, incluidas CESPAP, el Banco Mundial y AVPN. A Tristan le apasiona la función que cumplen las empresas sociales en la construcción de sociedades equitativas, inclusivas y justas, y la función que cumplen los gobiernos en impulsar la innovación de políticas que brinden respaldo al emprendedorismo social de un modo más amplio. Tristan es copresidente del comité directivo de Asia Oriental del Aspen Network of Development Entrepreneurs (ANDE). Además es profesor honorario de la Universidad de Hong Kong.



Becky Schutt es directora de DICE (Developing Inclusive & Creative Economies) en el British Council. Es exbecaria de la Judge Business School de la Universidad de Cambridge, donde creó el MBA Concentración en las Artes y la Cultura. Es expresidenta del Teatro Hoipolloi, y del proyecto catalítico Relaxed Performance del Reino Unido (2012-2013), que explora el acceso al teatro para personas con autismo severo. Becky ha asesorado a más de 65 organizaciones internacionales, incluidas el Consejo de las Artes de Inglaterra, el Centro Banff, el museo Beamish, el Museo Nacional de Afganistán, el Museo Nacional de Gales, la Oficina de Turismo de Irlanda del Norte, The Prince’s Foundation, la Galería Estatal Tretyakov, el Tate y UKTI. Empezó su carrera viajando a bordo de Artrain USA, y en el Museo Newark. Obtuvo una licenciatura con honores en Arte e Ideas de la Universidad de Michigan, y un máster de la Universidad de Cambridge.




La organización internacional del Reino Unido para las relaciones culturales está hallando maneras reflexivas de abordar el desequilibrio de poder que existe en la relación financiador-beneficiario.


« Qué agradable tener un programa como DICE, tan receptivo al feedback, tan abierto a buscar nuevos modos de crecer y evolucionar. No he experimentado algo así con otras organizaciones».

Tuliza Sindi, colaboradora de DICE, BRNWSH, Sudáfrica



« Antes de DICE vivía presa de la ansiedad respecto de la dinámica de poder de la relación. Me imaginaba montada sobre un caballo blanco con una espada en alto para salvar a los jóvenes vulnerables [de Brasil]. Pero con DICE me relajé. Lo único que necesitaban mis amigos era que les proporcionara mayor seguridad para darse cuenta de que estaban destinados a estar en la escena global».

Persis Jadé Maravala, colaboradora de DICE y directora artística, ZU-UK, hablando sobre su alianza con Là da Favelinha (Brasil) al ver su trabajo en el NY Times, el Guardian, la BBC durante la primera semana del confinamiento en el Reino Unido.



« El debate más complicado en torno al desarrollo internacional es actualmente el paternalismo que existe en cualquier intervención externa. El paternalismo es una narrativa que infantiliza, y en las iniciativas internacionales de desarrollo está dirigido del Norte al Sur global. DICE presenta un modo de crear confianza con los participantes, y de sobreponerse a los problemas de la acción colectiva... valorando la creatividad para asistir a los pobres y marginados en encontrar una voz que los conecte con la economía global».

JP Singh, profesor de Comercio y Políticas Internacionales, Schar School of Government, Universidad George Mason


Douglas Magno/Agence France-Presse Getty Images. / Lá da Favelinha como apareció en NYTimes, BBC, Guardian



La relación entre financiador y beneficiario representa una dinámica de poder que tiene un profundo impacto en el éxito o el fracaso de un proyecto. Es posible que refuerce aún más las desigualdades estructurales existentes que, en algunos casos, eran justamente el objetivo para el cual se creó el proyecto. Cuando desarrollamos el Fondo DICE de £ 2 millones en 2018, partimos de la hipótesis de que el modo en que se establecía el fondo mismo y cómo se relacionaba con potenciales beneficiarios era tan importante como los proyectos que finalmente se terminaran financiando.

Como la organización internacional del Reino Unido para las relaciones culturales, es tan importante para nosotros el proceso mediante el cual desarrollamos relaciones como el resultado; en nuestra historia de 80 años en más de 100 países, el British Council ha generado conexiones con comunidades en el Reino Unido y aquellas en todo el mundo, a través de una variedad de enfoques. Estamos permanentemente interesados en cómo las motivaciones subyacentes y las fuentes de capital (social y cultural, además de financiero) influyen en el impacto último de nuestro trabajo.


El Fondo DICE

El Fondo DICE fue la pieza central del programa del British Council que lleva el mismo nombre: Desarrollo de Economías Inclusivas y Creativas. El DICE se estableció como un piloto interdisciplinario de £ 7 millones con una duración de dos años, para abordar exclusiones económicas profundas valiéndose de herramientas de creatividad, emprendedorismo, emprendimientos sociales creativos, políticas y colaboración internacional. DICE aprovecha las redes de contactos, la investigación y el expertise de larga data del British Council – incluida la promoción de las economías creativas en más de 30 países durante la última década, y empresas de carácter social en más de 60 países. Reconocimos la necesidad de desarrollar y diseñar con y para los más excluidos, incluidos los jóvenes, mujeres y/o personas con discapacidades.

Aplicado en Brasil, Egipto, Indonesia, Pakistán, Sudáfrica y el Reino Unido, 1 el Fondo DICE conectó 28 intermediarios del Reino Unido con 28 homólogos en los otros países DICE. Los «colaboradores» tenían que co-diseñar y co-aplicar programas de desarrollo de capacidades destinados a emprendedores sociales creativos. Financiamos aquellas colaboraciones que trabajaron con personas que tenían menos posibilidades de acceder a oportunidades económicas a causa de barreras sociales y estructurales ya fueran conscientes o inconscientes.


1. aceleradoras, incubadoras, redes, organizaciones de arte, hubs creativos y organizaciones de investigación



Con miras a asegurar un medio de vida sostenible y mejorar las condiciones de vida, estos 28 proyectos colaborativos individuales incluyeron:

• La incubación de 60 emprendimientos creativos- sociales dirigidos por mujeres afro-brasileñas en Río de Janeiro, apuntalando su orgullo, reafirmando su papel de emprendedoras y desarrollando redes en el proceso. Lo dirigieron Asplande (Río) y Social Starters (Inglaterra).

• El mentoreo de 26 mujeres que trabajaban en el servicio doméstico en Hillbrow, Sudáfrica, para que lanzaran sus propias empresas creativas y sociales con BRNWSH y Hackney Cooperative Developments de Londres; y la exploración de sinergias que pueden existir entre los colectivos de personal de limpieza de Hackney y Hillbrow, y las intervenciones relevantes de infraestructura que pueden exportarse de Sudáfrica al Reino Unido.

• La creación de empleos y el mejoramiento de los medios de subsistencia de las comunidades de mendigos en aldeas cercanas a un sitio declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, enfocándose en el desarrollo y la venta de artesanías y productos ecológicos, conjuntamente con Heritage Foundation Pakistán y la Universidad de Glasgow.

• La transformación de Nalitari, un espacio de artes inclusivo basado en donaciones que está ubicado en Yogyakarta, Indonesia, en un emprendimiento social y organización líder basada en redes, donde miembros discapacitados de la comunidad vienen a socializar y expresar su creatividad a través del baile. Llevado a cabo en colaboración con Epic Arts, de Inglaterra.

• La promoción de voces y opiniones de mujeres jóvenes para que desarrollen emprendimientos generadores de ingresos que apunten a resolver los problemas sociales de Egipto, junto con Waqfeyat Al-Maadi y Youth Bank International, con sede en Irlanda del Norte.


Algunas actividades se ocupaban de las barreras estructurales a la inclusión, desarrollando y entregando contenido sensible. Otras actividades estaban dirigidas a compensar los costos ocultos de la participación de grupos prioritarios, abordando de modo directo las barreras para participar. Juntas, las 56 organizaciones trabajaron con 9100 emprendedores sociales creativos durante el año que se administró el fondo. Buscamos conscientemente trabajar con candidatos poco habituales: organizaciones y comunidades que normalmente jamás se conectarían con una organización internacional como el British Council. Como resultado, el 71% de las organizaciones eran nuevas para nosotros. Reconocimos las complicadas historias y legados de los sitios en los que operábamos. No siempre teníamos éxito, pero aprendimos durante el proceso.

Si bien cada proyecto es una historia en sí mismo, lo que más nos emociona es la cartera conjunta de todos ellos: cada uno proporciona una personalidad singular y un enfoque particular para abordar la exclusión económica mediante sus definiciones compartidas y locales de lo que son la creatividad, la innovación y la inclusión. ¿Cómo podemos fomentar el aprendizaje a través de estos proyectos? ¿Cómo podemos todos aprender y crecer a partir de las experiencias de estos proyectos, sobre todo, cuando la desigualdad y la exclusión económicas se manifiestan de una variedad de modos diferentes en todas las comunidades?


Los aprendizajes hasta el momento

Respecto de la primera pregunta que planteamos: ¿Cuáles son las condiciones que podemos poner en práctica para reconocer o reparar la dinámica de poder que un financiador trae a la mesa? Hasta el momento hemos aprendido algunas lecciones:


El enfoque

• A lo largo de todo el proyecto hicimos hincapié en el enfoque experimental, animando a los beneficiarios a cometer errores y a reelaborar su metodología en la mitad del proceso según fuera necesario, y permaneciendo a su lado a medida que colaboraban. Se resaltó de modo activo el hecho de que el British Council también estaba aprendiendo sobre la marcha, explorando nuevos caminos y enfoques.


El proceso

• Estructuramos las subvenciones de modo que hubiera tiempo y recursos para que se desarrollaran relaciones colaborativas. Reconocemos que el proceso colaborativo lleva tiempo y que cuesta más llegar a candidatos poco habituales.

• A lo largo de todo el proceso de presentación de solicitudes, organizamos clínicas y sesiones informativas para quienes no tuvieron éxito. Reconocemos que el lenguaje de las solicitudes de subvenciones internacionales debe ser lo más accesible posible para quienes el proceso resulta una perspectiva desalentadora.


Perspectivas

• Promovimos el impacto que las comunidades en sí mismas consideraban un impacto; en nuestro caso, entrenando a 14 narradores jóvenes de DICE para que buscaran y relataran las historias más importantes de sus comunidades. Reconocemos que nuestra perspectiva no es la única ni la más importante.


Medir el éxito

• Cuestionamos si nuestra infraestructura de monitoreo y evaluación (M&E) podía realmente reflejar los procesos de los proyectos en sí mismos. Por ejemplo, el uso de la narración, procesos inclusivos y creativos. También cuestionamos lo que podíamos medir en el corto plazo para comprender de qué modo estábamos trabajando para conseguir cambios económicos a largo plazo. Reconocemos que el estudio y la fatiga que resulta del monitoreo y la evaluación representan un desafío para muchos de nuestros socios.


Lenguaje

• Adaptamos el lenguaje que usamos: ¿Quién es el que empodera? ¿Quién es el que margina? Reconocemos que el lenguaje que utilizamos puede obstaculizar o motivar, y en sí mismo puede revelar una dinámica de poder.


Equipo

• Creamos un equipo que representa los valores por los que aboga el fondo mismo –la inclusión, la creatividad, la reciprocidad, el co-diseño, el propósito. Reconocemos que necesitamos practicar lo que predicamos.


Dos años después

Como todo experimento, el Fondo DICE ha suscitado tantas preguntas como respuestas. Por eso hoy, momento en el que nos encontramos lanzando un nuevo Fondo DICE de I&D Digital, somos aún más explícitos en nuestros esfuerzos por comprender mejor las condiciones que podemos establecer para asegurar un espacio seguro y alegre para que los socios de diferentes culturas, contextos y sectores puedan co-diseñar juntos. Preguntamos:

• ¿Cuál es el arte y la ciencia del verdadero co-diseño? ¿Cómo se deja de lado el ego? ¿Se puede?

• ¿Cuál es la percepción de un socio del Reino Unido, sobre todo, en naciones poscoloniales? ¿Qué tan conscientes o inconscientes son nuestros prejuicios? ¿Qué tan abiertos podemos o debemos ser entre nosotros respecto de estos prejuicios? ¿Qué herramientas necesitamos para entablar estas conversaciones difíciles? ¿Cuál es nuestra motivación para querer trabajar con ustedes y cuál es la de ustedes para querer trabajar con nosotros?

• ¿Cómo se manifiestan la confianza, la inseguridad, la alegría y la generosidad en nuestro lugar de trabajo, en nuestras asociaciones y en el emprendedorismo creativo? ¿Cómo colaboran con nosotros o nos entorpecen estas emociones en tanto trabajamos para lograr soluciones con impacto a nuestros mayores desafíos?

• ¿Podemos crear un propósito común en nuestro trabajo? ¿Hay tal cosa como una «visión colectiva»? Y si la hay, ¿cómo la logramos?

• ¿Cuándo debemos dejar de colaborar y admitir que el proceso no está funcionando?

• ¿Cómo podemos medir el valor de este trabajo? Invertir en relaciones lleva tiempo y recursos valiosos; ¿cuáles son los costos de oportunidad de esta inversión?


2020+

Al igual que la creatividad y la colaboración, las relaciones culturales no tienen fin: son un proceso. Nuestro papel es proporcionar la infraestructura favorable y las condiciones subyacentes para permitir que personas de diferentes ámbitos aprendan, compartan y creen juntas. Nos entusiasma implementar estos procesos para imaginar y construir juntos una economía global más inclusiva.

FUNDACIÓN COMPROMISO

+54 9 11 2484-1352

info@compromiso.org

Arroyo 836 - 7° C

CABA, C1061AAO - BS. AS. ARGENTINA

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook

© 2020 Fundación Compromiso