Fu/iNDING CULTURE: el diseño de un fondo de impacto para respaldar el sector cultural de Italia

Marco Zappalorto, Director ejecutivo, y

Simona Bielli, directora de Programas,

Nesta, Italia


Simona Bielli es directora de programas de Nesta Italia. Supervisa la cartera de actividades de la organización en Artes y Cultura, Inclusión Social y Tech for Good. Dirige los programas del campo de las artes y la cultura, incluido el Centro Regional STARTS en Piamonte. Antes de unirse a Nesta Italia, Simona estuvo tres años en Londres trabajando como gerente de Investigación y Programas para el equipo de Startup Digital de Nesta, donde gestionó diversos proyectos con financiamiento europeo, específicamente relacionados con colaboraciones corporativas y de startups.



Marco Zappalorto es el director de Nesta Italia. Se unió a Nesta en 2011. Antes de establecer Nesta Italia, fue director de Desarrollo Europeo y contribuyó a la creación del Challenge Prize Centre donde dirigió la mayor parte del trabajo europeo e internacional. Antes de Nesta, Marco trabajó para OmniCompete (ahora Innocentive), gestionando el diseño y la realización de concursos dotados de premios en una amplia gama de sectores, tanto para el sector público como el privado. También trabajó para la Cámara de Comercio e Industria de Londres, donde fue asesor de PyMEs sobre cuestiones y oportunidades europeas. Marco tiene una maestría en Economía Política Europea del London School of Economics and Political Science.




Un nuevo fondo de impacto italiano para el arte y la cultura pretende fomentar un enfoque más sostenible en el sector.

Las organizaciones relacionadas con el arte y la cultura se enfrentan a muchos obstáculos importantes para obtener fondos. El primero es que tal vez no cuentan con el conocimiento técnico y de gestión para comprender los instrumentos financieros a su disposición. Si solicitan créditos bancarios, se les suele exigir que suministren garantías personales. Si eligen la vía de las subvenciones, no se las invita a pensar en el largo plazo, dado que los fondos ponen el énfasis en resultados específicos a corto plazo y no están diseñados para fomentar actividades sostenibles.

En Italia, en particular, las organizaciones dedicadas al arte y la cultura son en general microempresas frágiles, que tienden a sobrevivir gracias a subvenciones públicas y privadas. Las subvenciones normalmente se relacionan con proyectos y esto hace que sea difícil para las organizaciones cubrir los gastos fijos y desalienta el pensar a largo plazo. A pesar de que algunas de estas organizaciones son muy emprendedoras, no cuentan con incentivos para buscar fuentes alternativas de financiamiento, y son muy pocas las que han pensado en préstamos bancarios. Quisiéramos cambiar esto promoviendo un comportamiento y una planificación más sostenibles.

Fu/iNDING CULTURE se creó para ayudar. Inspirada por el Fondo de Impacto para las Artes de Nesta, la iniciativa se diseñó para brindar créditos reembolsables a organizaciones italianas relacionadas con el arte y la cultura, por lo común no bancarizadas, que desean iniciar o sostener el crecimiento de un proyecto ambicioso con el potencial de retornos financieros y sociales.

El fondo busca facilitar el acceso a préstamos bancarios, disminuyendo el riesgo personal para los fundadores ya que no se exigen garantías personales. Mediante este proceso, se busca promover una mentalidad empresarial y un enfoque sostenible en el sector del arte y la cultura.

El aspecto innovador del modelo se relaciona con su estructura: un instrumento financiero combinado ofrecido por un banco, y que está parcialmente cubierto por un fondo de garantía brindado por fundaciones filantrópicas.

El fondo de garantía será equivalente a la mitad del valor que pone a disposición el banco en forma de préstamos, y en la mayoría de los casos cubrirá un 50% del monto total de cada préstamo. Puede haber casos en los que due diligence llevada a cabo por el banco determine que el proyecto tiene un riesgo más elevado. En este caso, si las fundaciones filantrópicas están de acuerdo por la naturaleza innovadora y el potencial de impacto del proyecto, el fondo de garantía puede cubrir un porcentaje mayor del préstamo. De modo alternativo, si un proyecto cuenta con una base financiera y económica sólida, la garantía podría ser inferior.

El traspaso de una parte del financiamiento a un fondo de garantía en lugar de a actividades de subvenciones permite que las fundaciones filantrópicas se beneficien de un efecto de apalancamiento. Esto sucede cada vez que una organización cancela su deuda, dado que el monto devuelto al fondo puede reutilizarse para garantizar un préstamo a otra entidad.

Estamos contemplando un fondo de € 2 millones (para los préstamos reembolsables) y un fondo adicional de € 1 millón como garantía. De esta forma, nuestro objetivo es respaldar alrededor de 30 organizaciones.

A fin de ser consideradas para los préstamos, las organizaciones dedicadas al arte y la cultura necesitarán cumplir con criterios relacionados con innovación, sostenibilidad, estructura financiera e impacto social. Como resultado de nuestras conversaciones con gerentes culturales, artistas, intermediarios y proveedores de subsidios, también ofreceremos a los beneficiarios del programa apoyo en la construcción de capacidades durante los primeros dos años del proyecto, así como también instrumentos para monitorear su impacto.

Las organizaciones podrán utilizar los préstamos para escalar, expandir o replicar proyectos existentes que han tenido éxito, así como también probar nuevos modelos, tales como el uso de nuevas tecnologías. También pueden utilizar el dinero para necesidades ajenas al proyecto, como soporte del flujo de caja, soporte al crecimiento, transición hacia un nuevo modelo de negocio, adquisición de nuevos activos o reestructuración.

En el desarrollo de este modelo, establecimos una conexión con el Fondo Europeo de Inversiones para entender cómo podríamos solicitar el Mecanismo de Garantía para empresas creativas y culturales que se ofrece dentro del Programa Europa Creativa. Nuestro socio financiero, Fondazione San Paolo, nos ayudó a conectarnos con un banco y a crear un modelo financiero que funcionara para todas las partes involucradas (organizaciones de arte y cultura, fundaciones, el banco).

En cierto punto, el modelo debe diseñarse según los socios interesados. Por ejemplo, tener a bordo un banco que solo pueda tomar riesgos limitados representa una restricción de diseño: podríamos querer otorgar una subvención a una organización que ha sido excepcional en la ejecución de proyectos culturales con impacto social, y que presenta un proyecto muy interesante, pero si su situación financiera fuera demasiado frágil no podríamos hacerlo. Por otra parte, el asociarnos con un banco nos brinda un expertise crítico en lo relativo al due diligence y un conocimiento de cómo determinar la mejor práctica en nuevos mercados.

Algunas organizaciones culturales y artísticas muy activas y exitosas en Italia ya han expresado su interés en Fu/iNDING CULTURE. Mientras que el modelo en la actualidad está establecido solo para brindar préstamos a organizaciones sin fines de lucro, luego del piloto inicial de dos años y medio esperamos poder extenderlo también a entidades con fines de lucro. A futuro, creemos que este modelo tiene mucho potencial para su implementación en otras geografías, si bien, así como adaptamos el modelo Nesta a las necesidades y las normas de Italia, otras regiones también tendrán que reflejar sus realidades locales.