Reimaginar el financiamiento de las artes para un sector más resiliente:

el rol del gobierno en la intersección de la creatividad, la innovación y el impacto


Elizabeth MacKinnon

Exdirectora, Políticas, Planeamiento, Contenido y

Previsión, Consejo de las Artes de Canadá


Elizabeth MacKinnon trabaja en políticas públicas y las artes como artista, maestra, administradora y asesora. Ha ocupado varios cargos y dirigido una serie de proyectos vinculados con el desarrollo de políticas y estrategias, tanto para organizaciones pequeñas sin fines de lucro como para el Gobierno federal. Entre 2016 y 2020 fue directora de Políticas, Planeamiento, Contenido y Previsión del Consejo de las Artes de Canadá.




Los financiadores públicos jugarán un papel vital en la configuración del futuro de las artes tras la pandemia.

La pandemia global de la COVID-19 nos ha colocado frente a frente, junto con muchas otras verdades, con las profundas desigualdades y fragilidades que forman parte del modelo tradicional de financiamiento de las artes. Si bien muchas de las deficiencias del sistema son evidentes desde hace tiempo –como elevadas barreras de acceso para nuevos solicitantes, escasez crónica de capital de las organizaciones financiadas y barreras sistémicas de colonialismo y racismo–, existe ahora una sensación innegable de que tendremos que pensar y trabajar de modo diferente si en un futuro queremos tener un sector de las artes más resiliente y dinámico. No se trata solo del futuro de las artes, sino también de lo que estas pueden contribuir a movimientos sociales y ambientales más amplios que son de vital importancia para nuestro futuro global. Quienes financian el arte, especialmente aquellos que trabajan independientes del gobierno, tienen una responsabilidad de promover las inversiones en el arte y la cultura, de articular el valor público de las artes y de apoyar los derechos culturales de los pueblos en todo el mundo.

El Consejo de las Artes de Canadá es el financiador público de las artes de Canadá. Invierte directamente en el sector artístico a través de una amplia gama de subvenciones, servicios, premios y pagos a organizaciones artísticas y artistas profesionales canadienses de todos los campos de la práctica artística y en cada provincia y territorio. También trabaja con socios promoviendo iniciativas para contribuir al crecimiento y el desarrollo de las artes en Canadá, y para crear audiencias internacionales y un reconocimiento de las artes canadienses.

2020-2021 es el último año del plan estratégico 2016-2020 del Consejo de Canadá, un período de enormes cambios. Durante los últimos cinco años, el presupuesto del Consejo se duplicó alcanzando un total de CAD 360 millones y la institución reinventó toda su serie de programas de subvenciones, con el objetivo de escalar, incrementando las inversiones en las artes indígenas y en la presencia internacional de los artistas canadienses, impulsando el financiamiento para nuevos beneficiarios, y apoyando la adopción de tecnologías digitales. Con un nuevo plan estratégico para el período 2021- 2026, actualmente en desarrollo, el Consejo de Canadá está explorando el papel que puede desempeñar para ayudar al sector de las artes no solo a recuperarse de los efectos de la

pandemia, sino también a ser más resiliente, más equitativo y más innovador en el futuro.

Los financiadores públicos como el Consejo de Canadá no solo desempeñan el rol de inversores directos, también están en una posición de convocar socios del Gobierno y del sector privado, y de tender puentes entre las artes y las industrias creativas y otros sectores clave. Esta capacidad resulta particularmente importante cuando se experimenta con nuevas modalidades de financiamiento y nuevos modos de trabajar, en especial con las tecnologías digitales.

Más allá de las subvenciones tradicionales a las artes, la innovación social y las finanzas sociales son dos áreas en las que los impactos positivos significativos de las artes en nuestras comunidades y sociedades pueden apalancar el acceso a nuevos fondos, recursos y conexiones. A través de la colaboración, los financiadores de las artes pueden ayudar a que las organizaciones de este sector se perciban como participantes potenciales de iniciativas amplias dirigidas por el gobierno y las fundaciones para promover un mayor conocimiento y el fortalecimiento de capacidades. 1

Durante la emergencia global de salud pública de la COVID-19 y los confinamientos en muchos países, hubo un rápido desplazamiento de las artes a las plataformas digitales. Ahora en su cuarto año, el Fondo de Estrategia Digital del Consejo se creó para estimular la transformación digital del sector de las artes en Canadá. Evolucionando para dar respuesta a las necesidades del sector, el fondo ha lanzado una cantidad de alianzas: el Acelerador de la Creación, con CBC/Radio-Canadá, para apoyar el desarrollo, la creación y el intercambio de contenido digital original; la iniciativa Digital Originals, también con CBC/Radio-Canadá y la Fundación RBC, que ayuda a los artistas a trasladar su trabajo al intercambio en línea durante la pandemia, y el Intercambio de Talento Inmersivo entre el Reino Unido y Canadá con el Fondo de Medios de Canadá, el Centro de Cinematografía de Canadá, la Academia StoryFutures (Reino Unido), el Centro Nacional para el Storytelling Inmersivo (Reino Unido) y el Consejo de las Artes de Inglaterra.

Al pasar a las plataformas digitales, hemos visto la importancia que tienen las artes para reunir a las personas, aunque sea virtualmente, y brindarles consuelo y esperanza en tiempos de crisis. Mientras pensamos en la recuperación pospandémica de este sector, entender el valor personal y social de las artes resulta más urgente que nunca, y un modo importante de conectarlas con otros sectores. 2 Al mismo tiempo, la cuestión de la remuneración de los artistas en el entorno digital es una preocupación fundamental, incluso cuando las experiencias artísticas presenciales vuelven a ser posibles gradualmente. La escala global de la pandemia ha puesto de manifiesto lo interconectados que estamos todos y la importancia que tienen la cooperación internacional y la diplomacia cultural, incluidos los intercambios que son mutuamente beneficiosos y las conversaciones que promueven el entendimiento, incluso cuando nuestra capacidad para reunirnos en persona sea limitada.

Los financiadores como el Consejo de Canadá tienen un papel para desempeñar en ayudar a moldear el futuro de las artes tras la pandemia, promoviendo nuevos modos de trabajo, permitiendo el acceso a nuevas fuentes de capital y ayudando al sector a articular sus impactos para alentar la inversión y la innovación. Un sector de las artes más resiliente, sostenible y equitativo en el futuro no está deslindado de los movimientos sociales, culturales y ambientales de nuestros tiempos. En cambio, al volver a comprometernos con los valores públicos y mirar más allá de nuestros socios habituales, ayudaremos a las artes a salir de la crisis actual y a desempeñar en el futuro un papel aún más significativo en nuestras vidas.



1. En noviembre de 2019, el Consejo de las Artes de Canadá, la Fundación Metcalf, la Fundación Ontario Trillium, el Consejo de las Artes de Ontario y el Consejo de las Artes de Toronto, junto con Innoweave y la Fundación McConnell, presentaron un taller para las organizaciones de las artes a fin de dar a conocer un nuevo fondo de alistamiento para las inversiones en innovación social.

2. En 2019, el Consejo publicó Qualitative Impact Framework (Marco de Impacto Cualitativo) para ayudar al consejo a articular mejor las múltiples formas en que las vidas de los canadienses resultan mejores gracias a las artes.

FUNDACIÓN COMPROMISO

+54 9 11 2484-1352

info@compromiso.org

Arroyo 836 - 7° C

CABA, C1061AAO - BS. AS. ARGENTINA

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook

© 2020 Fundación Compromiso